Tenis
0

“Hebraica es mi casa”

Ariel Farji, uno de los grandes tenistas del club de Pilar, destacó a la institución y se mostró orgulloso de la misma. “Voy a Hebraica desde que nací y es el lugar donde más cómodo me siento”. El jugador que representó a SHA en las Macabeadas Mundiales de Israel 2017 dijo: “Gracias al club tuve la posibilidad jugarlas”. ¡Mirá todo lo que dijo el crack!

“Para mí Hebraica es mi casa, voy desde que nací y fue el lugar donde empecé a relacionarme con el deporte que es lo que más me gusta. Los mejores recuerdos los tengo lógicamente con mis inicios en el tenis. Agarré por primera vez la raqueta en Hebraica y tuve mis primeras clases en la escuelita, pre equipo, hasta llegar a jugar interclubes. Pero principalmente lo que me llevo son todas las amistades que me fueron quedando de los equipos que estuve, el más importante el de Sub-10 que fue mi primer equipo y salimos subcampeones”, manifestó Farji sobre lo que representa en su vida el club de Pilar.

Además, muy feliz Ariel expresó: “Elijo Hebraica porque es el lugar donde más cómodo me siento, el que más conozco y donde tengo a mis mejores amigos. Hebraica me dio la posibilidad de empezar a competir en los interclubes en todas las categorías y la etapa de formación con Diego Varela que fue muy importante”.

Con respecto al presente analizó: “El año pasado ascendimos a la categoría Intermedia Libre, así que el principal objetivo es mantener la categoría y obviamente si se puede ascender, tenemos un muy buen equipo”, y continuó: “Lo único que me queda para agregar es que gracias a Hebraica tuve la posibilidad de jugar mis primeras Macabeadas este año que fue por lejos el mejor viaje de mi vida sin dudas”.

Sobre lo sucedido en Israel 2017 sentenció: “Las Macabeadas fueron una locura, un evento increíble, mucho mejor de lo que me había imaginado. Me tocó estar en un equipo increíble, no hubo discusiones de nada y siempre estábamos todos con buena onda bancándonos entre todos. Para mí fue muy emocionante ver la cantidad de gente que participó, poder estar todos juntos cantando el hatikva es algo que moviliza mucho. La verdad se lo recomiendo a todos los que tengan la posibilidad de hacerlo, es una experiencia única”.

Por Jonathan Steingard.

Foto: Ariel Pinco.

Compartir:



Hay 0 comentarios

Dejá una opinión sobre esta nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *