Tenis
0

“Hebraica es mi casa”

Nora Gross, histórica jugadora de tenis del club de Pilar, dialogó en exclusiva con Diario Stampa y tocó todos los temas: lo que fue la temporada 2016, el gran equipo de amigas que tiene, su desarrollo personal, las próximas metas y las Macabeadas Mundiales. Sobre Israel 2017 expresó: “Es mi próximo gran objetivo, tengo muchas expectativas”. Y agregó: “Hebraica es mi casa deportiva y disfruto de honrarla”.

“Nuestro 2016 como equipo fue sin lugar a dudas excelente. Además de participar en la intermedia de +40 de AAT donde estuvimos muy cerca de ascender a Primera, jugamos otros torneos como Citenis, en donde salimos campeonas y subcampeonas en los dos torneos del año, la Liga VIP donde salimos subcampeonas en la primera parte del año y participamos también del torneo de FACCMA en la Categoría Segunda, repartidas en dos equipos, y en ambos casos, los equipos ascendieron a Primera. Puntualmente nuestra inserción en los equipos de FACCMA fue una experiencia que merece mi gratitud y estoy segura que mis compañeras suscribirían mis palabras, ya que equipos que estaban armados y funcionando nos hicieron no solo un lugar para jugar sino que nos dejaron ser parte de todo lo otro que comparte y es la mística de un equipo. Y a partir de ahí, Hebraica volvió a dar una vuelta más de crecimiento ya que mezclarnos y unirnos con otras jugadoras fue muy enriquecedor desde todos los ángulos que uno lo mire. Estamos felices y muy satisfechas de lo que logramos”, analizó Gross sobre lo que fue la temporada pasada en todos los sentidos.

“Somos un grupo que venimos jugando juntas hace muchos años. Esto es una gran ventaja a la hora de armar las fechas ya que sabemos casi con exactitud qué es lo que funciona y que es lo que no. Y además de lo estrictamente técnico tenístico, está la cohesión emocional que es la base y más grande razón de nuestros logros y de poder disfrutar nuestros partidos. Nos queremos, nos respetamos y nos cuidamos. Esta es una fórmula que no falla”, expresó con alegría la jugadora del club de Pilar.

“La temporada fue larga porque jugamos bastantes campeonatos a la vez. Lo lindo por supuesto es jugar, pero también nos suman mucho esos ratos previos en los que vamos juntas a los partidos, charlamos, nos reímos y planeamos mil cosas, de tenis y no tenis, que ya sea que se cumplan o no, hacen que siempre tengamos un próximo paso al que queremos ir, y juntas”, manifestó.

Además, habló sobre cómo se sintió en lo personal: “Toda mi vida de tenis es mi historia en Hebraica. A lo largo de estos años fui parte de distintos equipos donde siempre lo mejor, fueron mis compañeras. Desde hace algunos años el equipo se mantiene estable y esto permitió unir más los vínculos. Y las  incorporaciones que se van dando vienen siendo muy buenas en lo tenístico y en lo humano. Sinceramente me siento querida y valorada por mi equipo y eso hace que cada partido, además de tenis, sea un rato en el que el espíritu se alimenta y la pasó increíblemente bien. El tenis para mí es mucho más que un deporte, es parte indivisible de mi vida, una disciplina que me ha permitido también adquirir valores y criterios de deporte que pude trasmitir a mis hijos y que ellos han tomado con igual compromiso”.

“De este equipo destaco la actitud, el humor y las ganas de ir siempre por más. Afrontar cada torneo, cada partido, con mucho compromiso y siempre con una sonrisa. Somos un equipo que nos divertimos y que supimos construir con otros equipos muy buenos lazos por lo que siempre que recibimos o nos reciben otros clubes lo que flota en el aire es agradable y positivo. Este Hebraica es un equipo querido adentro y afuera del club”, aseguró Nora.

De cara a lo que se viene señaló: “Mi próximo y gran objetivo deportivo para este año son las Macabeadas de Israel. Lo que hace unos pocos años empezó a perfilarse como un deseo, una posibilidad, en julio será un hecho. Será mi primera Macabeada en Israel y tengo muchas expectativas. Voy con ganas y con confianza en lo individual, y con una gran compañera amiga para luchar un resultado en lo alto”.

“Para este 2017 deseo un año en el que como equipo sigamos tomando el tenis como lo hicimos hasta ahora, con responsabilidad y alegría. Hebraica es mi casa deportiva y disfruto de honrarla. En lo personal, me siento agradecida del lugar que el tenis siempre me dio y espero poder seguir ocupándolo con la alegría que lo vengo haciendo”.

Por Jonathan Steingard.

Compartir:



Hay 0 comentarios

Dejá una opinión sobre esta nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *