FUTBOL
0

“Hay un gran compromiso por parte de todos”

Matías Escandarani, DT de la Sub-23 de Chalom, analizó este inicio de temporada y destacó la enorme predisposición que tiene por parte de sus jugadores. En una charla profunda e interesante con Diario Stampa el entrenador manifestó: “Hay una fuerza que está adquiriendo este equipo que es algo que antes no existía y esa fuerza mueve montañas”. Además, habló sobre los objetivos, los refuerzos y lo que espera de este lindo proyecto basado en un grupo de amigos.

“Al equipo lo veo de menor a mayor. Con una pretemporada fuerte y necesaria y con un fútbol que de a poco se va encontrando. Nos tocaron tres equipos muy fuertes de entrada como Sosiego, Hebraica y Macabi, y si bien en el resultado no se vio reflejado creo que tanto contra Hebraica como con Macabi, 0-2 en cada partido, los goles vinieron de errores nuestros y comenzamos a tener una actitud mucho más fuerte en la cancha. Sacamos muchas cosas positivas de estos tres partidos”, manifestó el DT sobre el presente del team.

A su vez, contó cómo ve a los chicos en este inicio de temporada: “Los veo con ganas de aprender, con compromiso para entrenar, para sumar cada uno un granito de arena en todo este proceso. Veo un equipo con un valor humano excelente y creo que eso es lo más importante para que todo lo otro suceda. También veo el respeto y confianza que me tienen tanto a mí como a mi ayudante de campo, Mariano, para romper ciertas viejas creencias que quizás algunos tienen sobre lo que funciona o no dentro de un equipo”.

Varios futbolistas llegaron a Chalom y al respecto el entrenado dijo: “Los refuerzos fueron y son fundamentales porque llegaron jugadores de calidad y comprometidos en posiciones que a mi entender necesitábamos reforzar. Se acoplaron de excelente forma para lograr solidez en todas las líneas”.

Sobre el equipo Escandarani expresó: “Nuestro arquero, Dan Soko, y nuestra columna vertebral conformada por los defensores centrales, Julián Schuster y Nacho Alonso, y nuestro 5, David Srugo, son creo hoy en día nuestro fuerte, nos dan una estabilidad que antes el equipo no tenía. Hay un gran compromiso de todos, ganas de crecer tanto individual como a grupalmente. Siento una gran confianza por parte de ellos para entregarse y aprender”.

Matías, además, destacó varias cosas de la Sub-23: “La actitud que venimos teniendo pese a las derrotas, el compromiso para entrenar dos veces por semana juntos y poder ver situaciones futbolísticas en los entrenamientos para corregir y mejorar. Hay que seguir teniendo esta humildad que estamos teniendo para entender que este es un proceso largo y que estamos haciendo bien todos las cosas apuntando a un objetivo mayor que no necesariamente se vea reflejado en el resultado de un partido. Pero estoy seguro que si seguimos así esos resultados van a llegar. Hay una fuerza que está adquiriendo este equipo que es algo que antes no existía y esa fuerza mueve montañas. Es la dinámica de equipos. Ahí es donde tanto mi ayudante de campo como yo, e inclusive los jugadores dejan de tener protagonismo, y comienza a tener identidad un todos”.

“Nuestra institución es distinta al resto, no contamos con cientos de chicos para elegir los equipos, entonces se genera algo a pulmón que cuando se logra tiene un valor adicional. Nuestro principal objetivo es dejar plantada una semilla para que Chalom pueda existir en cada división de FACCMA. Que los hijos de los que jugamos en el +35 tengan una continuidad en el club y no tengan que irse a otras instituciones. Es el objetivo principal de todo Chalom”, manifestó.

Con respecto a las metas trazadas señaló: “Puntualmente en la Sub-23 nuestro objetivo es lograr consolidar un equipo fuerte, que sepa a qué juega y para qué entra en la cancha. Que sea competitivo y que emane ganas de verlo jugar. Tenemos aspiraciones altas porque sabemos que se puede lograr. Algo que está sucediendo este año es que en poco tiempo logramos tener el respeto de rivales que vienen jugando por años juntos y que antes nos pasaban por encima. Eso habla bien de nosotros. Y a nivel humano esto que estamos empezando a generar, que es el sentido de pertenencia que están empezando a lograr los chicos. Unión, confianza y objetivos en común. En el deporte se aprenden muchísimas cosas que quedan para toda la vida. Se conoce gente que son amigos muy unidos y se comparten experiencias que se llevan bien adentro para siempre. Sueño con salir campeones producto de un buen funcionamiento colectivo. Este equipo sueña con pararse de igual a igual sea el rival que sea y lograr imponer su juego. Creo que si bien desde octubre del año pasado estoy con la Sub-23 los cambios fueron y están siendo abismales. Invertimos mucho tiempo en ellos y los resultados son excelentes”.

Muy analítico y con un punto de vista interesante, Escandarani continuó: “La cabeza de un chico de 19 o 20 años hoy en día es acelerada, quiere resultados ya y por lo general no se bancan procesos. Creo que de 10 chicos, 9 aman el fútbol, ven fútbol y respiran fútbol. Quizás esa sea la mayor virtud y al mismo tiempo el mayor problema para modificar ciertos paradigmas que un joven tiene. Todos pensamos que sabemos de fútbol. Ahí es donde dejarse llevar y dejarse dirigir cuesta, porque entra en juego el ego por encima de la humildad. Además de entrenar estamos generando espacios para vincular a los chicos desde otro aspecto, el emocional y psicológico. Este campo a mí me fascina y por eso intento volcar todos mis conocimientos para que confíen y mejoren como seres humanos y como jugadores. Una cosa no puede suceder sin la otra. Por eso es que estamos tan contentos tanto mi ayudante de campo como yo de pertenecer a este equipo de Chalom. Yo hace 20 años juego en este club y para mí es un placer ser parte de este proceso”.

Por Jonathan Steingard.

Compartir:



Hay 0 comentarios

Dejá una opinión sobre esta nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *